Aproximadamente, uno de cada cuatro usuarios inscritos durante el año pasado en el Server (Servicio Valenciano de Empleo y Formación) eran trabajadores en activo que pretendían encontrar un trabajo diferente al que realizaban.
Durante el último año se atendieron un total de 682.148 demandas de empleo, de las cuales 535.036 eran de desempleados. Y el resto, 147.112, provenían de trabajadores en activo que solicitaban el servicio con el fin de encontrar un mejor empleo y, en muchos casos, más coherente a su cualificación profesional.