Los parados de larga duración serán los beneficiados de este comunicado que, según el Gobierno, se anunciará antes del 15 de diciembre. La noticia habría sido adelantada gracias a la insistencia del sindicato UGT, que en boca de su Secretario General, Cándido Méndez, habría pedido algo de luz sobre ese asunto. Sin embargo el Gobierno, se adelanta a las previsiones y dice que seguramente se conozcan antes.

A este respecto, el gabinete que preside la Ministra Báñez ha asegurado que esta notica se confirmará en breve y ha señalado además, que los colectivos que al final se aprovechen de estas ayudas, lo harán además de forma retroactiva, siempre desde el 1 de noviembre.

Se trata de una promesa a la que había llegado Mariano Rajoy con los representantes de los agentes sociales, como un mínimo si las negociaciones no llegaban a buen puerto. De hecho, parece ser que las negociaciones no van por el mejor camino visto que se anunciarán los acuerdos de mínimos.

Los debates que se están sucediendo durante estos días, incluyen a tres partes bien definidas, y versan sobre todo sobre la cuantía de la ayuda, que UGT ha cifrado entre los 430 y los 480 euros. Sin embargo la primera de las discusiones vendría por cuenta de las diferencias entre tipos de desempleados, es decir, el Ejecutivo hace la distinción entre desempleados que tengan hijos, a los que abonaría 425 euros, siendo sin embargo el pago de 380 euros para aquellos parados que no tengan a nadie a su cargo. No obstante, para el tercero de los protagonistas, la patronal CEOE, la cuestión no es tanto de dinero.

Para la patronal, el problema no se resuelve solo con dinero, ya que consideran que las políticas de ayudas económicas no han reactivado el sistema de trabajo y empresas. Plantean, sin embargo, que las ayudas vayan complementadas con formación.

Otra de las grandes barreras a salvar para las negociaciones, es el abanico a cubrir, y quién debería formar parte de esos abanicos, y quién a otros. El universo de beneficiarios puede variar si tenemos en cuenta que tanto los desempleados de larga duración con hijos, como aquellos que lleven más de un año sin encontrar trabajo, se consideran parados de larga duración.

CEOE, ha insistido en que el Gobierno había sostenido hace apenas unas tres semanas, en reuniones mantenidas, que las prestaciones se mantendrían hasta seis meses, mientras CCOO opta por la ampliación de ese margen de tiempo, y asegura, a través de Fernando Lezcano, que si el Gobierno tomara una decisión unilateral sería una decepción, ya que las reuniones mantenidas han sido cuantiosas, y los temas tratados, muy peliagudos, como para que fueran ellos quienes tomasen las decisiones sin un mínimo de cooperación con los agentes sociales.

Por otro lado, según un estudio emitido por PwC, nuestro país no llegará a los niveles de empleo anteriores a la crisis, hasta por lo menos dos décadas.  También ha dejado encima datos relativos a la disminución de los afiliados extranjeros en la Seguridad Social, datos que no son nada positivos para augurar una rápida recuperación.