La Comunitat finaliza el último trimestre de 2012 con 9.172 parados menos, mientras que en el resto de España el desempleo crece en 143.444 personas, según los datos de paro publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. De esta manera, las provincias de Valencia y Castellón son la primera y segunda provincia de toda España donde se han producido las mayores bajadas con 9.560 y 3.402 desempleados menos respectivamente.
La Comunitat Valenciana es la única región española donde ha bajado el paro en el sector industrial en el último trimestre del 2012, con una disminución de 1.274 desempleados menos frente a un incremento de 16.352 en el conjunto de España.
En concreto, las provincias de Valencia y Alicante son la primera y tercera provincia española donde más ha bajado el paro industrial en este trimestre con 570 y 422 respectivamente. Asimismo, en la provincia de Castellón también ha disminuido el paro en la industria con 282 desempleados menos.
Durante diciembre de 2012 el desempleo ha descendido en la Comunitat Valenciana en 5.204 desempleados respecto al mes de noviembre, registrándose una tasa de variación intermensual de -0,91%, siendo el mayor descenso de la tasa de variación intermensual en un mes de diciembre desde el año 2000.
En este sentido, la Comunitat ha sido la tercera comunidad en donde más ha bajado el paro en el mes de diciembre, por detrás de Andalucía y Cataluña, y la tercera autonomía con menor incremento del desempleo en el último año, tras Baleares y Cataluña.
En el mes de diciembre ha descendido el paro en las tres provincias de la Comunitat con 2.822 parados menos en Valencia, 2.060 en Alicante y 322 en Castellón. Cabe destacar el descenso en el paro femenino con 4.735 mujeres desempleadas menos mientras que en los hombres el descenso ha sido de 469.
En materia de contratación, durante el mes de diciembre se realizaron un total de 91.954 contratos, de los que 7.080 fueron indefinidos, lo que indica un incremento del 24% respecto a diciembre de 2011. Estas cifras nos sitúan como la tercera región española con el mayor incremento de empleo estable, tras Madrid y Cataluña.