Se verifica un descenso del empleo en el sector textil de la Comunitat, una de las plazas fuertes de nuestra industria.

Las cifras no dejan lugar a dudas, según se ha apuntado tras un estudio realizado por CCOO-PV, el número de empleos desaparecidos en la industria textil valenciana ha descendido de manera drástica. Se han cerrado 794 empresas que tenían como motor de empleo la industria textil. Ese cierre de empresas ha provocado que el número de puestos de empleo se haya reducido en 12.270 empleados menos, siempre entre el periodo que va desde el 2008 al 2016. Estas cifras significan un 48,2% del total.

Estos datos no significan, sin embargo, que el sector haya tenido que soportar una gran pérdida económica. Los beneficios que han tenido las empresas que se han mantenido a flote no han disminuido, si bien, han crecido exponencialmente. Esos datos solo pueden significar que los recortes los han sufrido, ante todo, los trabajadores en activo.

Desde CCOO-PV se señala que estas cifras solo pueden significar que los empleados han tenido que ver cómo sus salarios se han recortado, y cómo los beneficios no han ido en ninguno de los casos a engrosar los bolsillos de los que han producido dicho beneficio. Paco Molina, representante de CCOO ha remarcado que quizá se estén vulnerando los convenios colectivos.

También se ha señalado que el sector textil de la Comunitat, estaba sufriendo ya un golpe duro debido a la crisis económica, y que se veía venir un descenso tan drástico de los empleos en este sector. No obstante hay otros datos que arroja este estudio y que tienen que ver con el hecho de que la mayor parte de los empleos que han desaparecido pertenecían a hombres, pero los datos globales indican que porcentualmente, la mujer ha sido la más perjudicada por número de despidos.

El número total de empresas que han desaparecido ha provocado que los datos de empresas del mundo textil que había en la Comunitat haya pasado de 3.029 a 2.235, esos datos significan, nada más y nada menos, que un 26.6% del total de empresas. Una reducción más que significativa.

Hay que señalar que este descenso de los datos de empleos que se han perdido, no se ha producido de forma abrupta, sino que la reducción ha sido bastante escalonada. Así, en el año 2007 se inició un descenso en los ingresos de las empresas que producían textil, y ya en el año 2008 se empezó a registrar un gran descenso de las ventas, y por consiguiente, una reducción de los puestos de trabajo.

Sin embargo durante estos años, al realizarse un ajuste de gastos y de producción, las empresas no llegaron a emitir deudas ni pérdidas, sino que se consiguieron beneficios.


Estos datos que acabamos de ofrecer señalan que la crisis, como en otros sectores, está castigando sin duda a los trabajadores que soportan los ajustes para que las empresas no tengan que verse reducidas a una cifra de clausuras dentro del mundo textil.