Las prácticas no laborales se desarrollan en un entorno de trabajo real, donde los alumnos pueden desarrollar funciones profesionales propias de las diferentes ocupaciones y conocer de cerca el funcionamiento interno de la empresa o el centro de trabajo. Los alumnos están orientados y asesorados de manera continua por los responsables designados por el centro de trabajo y por el centro formativo.

Las prácticas no suponen la existencia de relación laboral entre los alumnos y el centro de trabajo, por lo que éstas no son prácticas remuneradas. Aunque, en todo caso, los alumnos están cubiertos por el seguro de accidentes que contrate el centro formativo.

Los centros formativos podrán utilizar los servicios de las Cámaras de Comercio para seleccionar las empresas que participarán en dichas prácticas no laborales. De la misma manera, serán los centros de formación los que, junto con la empresa, elaborarán el programa formativo de las PNL, y establecerán los contenidos, la duración, el lugar, los horarios y los sistemas de tutoría y evaluación.

Las prácticas no laborales en cursos de formación profesional para el empleo presentan las siguientes ventajas:

- para los alumnos

  • Ocasión de aplicar lo aprendido y demostrar la competencia profesional adquirida en situaciones laborales reales.
  • Conocer la organización socio-laboral del sector y en particular de un centro de trabajo o de una empresa tipo.
  • Obtener conocimientos para adaptar las capacidades propias a los cambios del sector.
  • Conocer los tipos de puestos de trabajo que se ofrecen en el sector y sus características específicas..
  • Posibilidad de inserción profesional en la misma empresa en la que se realizan las prácticas.

- para la empresa:

  • Formar a futuros trabajadores en sus técnicas y procesos de fabricación, reduciendo así el tiempo de adaptación a la empresa y los costes de selección de personal.
  • Cubrir mejor las necesidades futuras de profesionales preparados, aumentando su competitividad en el mercado.
  • Generar plantillas cualificadas que la hagan más competitiva e innovadora.
  • Los centros formativos llegan a conocer de forma directa y real las necesidades concretas de formación de las empresas.